Tiranía de las máquinas

libro-portada-ia_¿Dominarán las máquinas al hombre? Desde el punto de vista lógico, jamás. Pero, ¿es el hombre una criatura totalmente lógica? ¿No existen fuerzas irracionales tales como la envidia, los celos, la ambición, el sadismo, el masoquismo, etcétera?
Si la máquina llegara a dominar al hombre, se debería a que la sociedad esta enferma y comienza a descomponerse. Un sistema en crisis está a expensas de un desmoronamiento acelerado hacia su derrumbe total o del surgimiento de una tiranía que adquiere el poder a la fuerza.

¿Nuestra sociedad está sana o enferma? ¿Nos dirigimos hacía una sociedad sana o enferma? Para responder a esta pregunta hay que analizar al hombre y sus relaciones sociales.
Para Aristóteles, el Estado ideal es aquel que satisface las necesidades materiales del hombre y le permite desarrollar sus virtudes; una sociedad sana será aquella que logre la prosperidad material y espiritual de casi todos los ciudadanos.

Platón creía en la monarquía dirigida por un santo (hombre superior moral e intelectualmente). Y dividió las formas de gobierno en tres tipos, teniendo en cuenta que la misma tiene su antagonista en las sociedades en crisis o enfermas.

Sociedad sana – Sociedad enferma
Monarquía – Tiranía
Aristocracia.-  Oligarquía
Democracia – ¿(Anarquía o Burocracia)?

Platón no señala un opuesto para la democracia.

Para Nietzche el gobierno debe ser una aristocracia saludable: “La sociedad debiera ser <>, a través de la cual una clase selecta es capaz de elevarse hasta sus más altos deberes y en general hacia una existencia más elevada”.

Para Fromm una sociedad sana se basa en la creatividad del hombre: un hombre creativo o productivo es aquel que es capaz de desarrollar toda su potencialidad.

La sociedad es un sistema en equilibrio que, al igual que el organismo, vive tratando de perpetuarse; todo aquello que le sea nocivo es atacado.

El concepto de sociedad sana puede variar; siempre que exista el progreso y el desarrollo, que nadie interfiera en la dignidad de otros y que no comience a depauperarse. Cuando una sociedad entra en crisis, comienza a dañarse a si misma, a inhibir el desarrollo cultural y espiritual de los ciudadanos.

En las sociedades enfermas el individuo puede ir en contra de su propia salud: como drogarse. Pueden existir tendencias sádico masoquistas, conductas que vayan contra la autoestima del individuo (casi siempre la relación entre el Estado y el individuo no es armónica: el individuo es anulado por el Estado en aras de grandes ideales o de entidades anónimas).

Fromm le llama sistemas irracionales y destaca las siguientes características:
– Las exigencias del estado.
– Cualidades mágicas de los líderes poderosos.
– Máquinas potentes.
– Triunfos materiales.

Ninguna sociedad está totalmente sana. El capitalismo es la primera sociedad en tomar conciencia de su enfermedad. Una de las vías que se utiliza para luchar contra la degeneración social –con mayor o menor eficacia– son los grupos no gubernamentales, así como las actividades de literatos, sociólogos y de agentes del gobierno.

Muchos de los grupos no gubernamentales funcionan como glóbulos blancos dentro de la sociedad, atacando todo síntoma de enfermedad y su función principal es detener las actividades que vayan en contra el equilibrio social: ecologistas (protección del medio ambiente), consumistas (evitar que engañen al consumidor con propaganda falsas), etc. ¿Quién puede negar que en el futuro surja un grupo de humanistas que trabajen en el control y chequeo de las máquinas inteligentes y en la protección de la humanidad contra la competencia desmedida.

En la regulación de la sociedad, también hay que tener en cuenta a la función crítica de los literatos. Esta intenta advertir y convencer a la opinión pública (pueden alertar sobre las consecuencias de desarrollar o mantener tales actividades). Los sociólogos realizan, entre otras, la función de diagnosticar y sugerir soluciones a los problemas sociales. El Estado tiene entre sus funciones la de regulador, y sobre todo, proteger y apoyar a los más débiles (construcción de hospitales, escuelas, etcétera).

Pero lo más importante de todo esto es la conciencia que ha adquirido el hombre moderno de sus limitaciones individuales y sociales. El hombre, por primera vez acepta que vive en una sociedad, que como todo organismo viviente, nace, crece, se enferma y muere; y hoy más que nunca esta consciente de sus problemas sociales, ecológicos, individuales, espirituales y tecnológicos.

Fuente: Inteligencia artificial, el futuro del hombre

Acerca de Alejandro Madruga

Licenciado en Cibernética Matematica. Trabajo el tema de la Inteligencia Artificial desde 1986. He publicado articulos y ensayos sobre la Cibernetica y las tendencias tecnologicas. También he publicados narraciones de ciencia ficción
Esta entrada fue publicada en Tendencias tecnológicas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s