Cibernéticos punk

Los ideólogos, de las máquinas como herederas del planeta, vaticinan el surgimiento de una posthumanidad producto de la asimilación de las cultura humana por las máquinas y quizás alguna forma de convergencia, no muy clara, con los humanos. La posthumanidad seria la exacerbación de la postmodernidad, la máxima expresión de las sociedades postindustriales. Estos ideólogos de alguna forma están relacionados con el pensamiento punk, el cual se plantea como un rompimiento con la idílica visión de que el mundo se podía salvar y que a la estupidez destructiva del hombre bastaba oponerle el amor. El punk es la respuesta violenta a un mundo absurdo y sin futuro.

Por eso no es de extrañar que muchos de los defensores de estas ideas sean escritores que están dentro de la corriente ciberpunk que no es mas que la unión de los avances de la electrónica y la computación con el viejo movimiento punk de rockeros y drogadictos. Dentro del movimiento ciberpunk han surgido muy buenos escritores de ciencia ficción tales como Gibson y Bruce Sterling, quienes están mas preocupados por las relaciones humanas en las sociedades postmodernas que en la ideología cibernética, lo cual no sucede con otros escritores y científicos que si son genuinos representantes de esta corriente de pensamiento tales como Marvin Minky, Hans Moravec, Vernor Vingen y Rudy Rucker.

Hubo un tiempo que los investigadores de la IA se dividían en los de la costa Oeste “los pulcros” liderados por John McCarthy y Nils J. Nilsson y los de la costa Este “los zarrapastrosos” liderados por Marvin Minsky y Robert Schank.

La discusión era entorno a si la IA debía fundamentarse en la lógica o en la semántica. Para “los pulcros” sólo la lógica podía proporcionar una vía segura a la IA de llegar a resultados. Para “los zarrapastrosos” era la semántica la que realmente podía comprender los procesos de la mente y no la lógica que era sólo pura sintaxis sin contenido.

Hoy esas discusiones han pasado a un segundo plano y tal vez el asunto más importante sea, quienes aun siguen creyendo en una IA fuerte. Pero ese ya no es el problema de estos tiempos, tiempos de crisis para todos por igual: investigadores de la IA, psicólogos, sociólogos, biologos, físicos… Pienso que el problema fundamental es un problema etico, que reside en la metáfora del computador y en la ideología que emana de ella. Porque, es una verdad muy conocida y demasiado ignorada, que las obras nacen primero en las mentes, y teniendo en cuenta que esta es una lucha de ideas. Es necesario saber si, ya hoy, estamos aceptando convertirnos en máquina.

Bajo ese criterio yo dividiría a los investigadores de las ciencias de la computación (no importa que sean filósofos o sociólogos o escritores) en cibernéticos punk y cibernéticos zen.

Comenzaremos por uno de los representantes mas influyentes dentro de esta ideología, el norteamericano Vernor Vingen, matemático y escritor de ciencia ficción, quien vaticina que la creación de entidades con inteligencia mayor que la humana será una realidad en un futuro cercano, antes del 2030, y se podrá alcanzar de diferentes modos:

1. Pueden desarrollarse computadores “conscientes” con una inteligencia equivalente a la humana o superior.
2. Las grandes redes de computadoras con sus usuarios asociados, pueden despertar como entidades superinteligentes.
3. Las interconexiones entre humanos y computadoras pueden llegar a tal nivel de profundidad que los que la usen actúen como superinteligencias.
4. La ciencia biológica puede lograr métodos que mejore el intelecto humano natural.

Para Vingen las tres primeras dependen de mejoras en el soporte físico (hardware) de las computadoras, el cual ha seguido una curva de crecimiento increíble en las ultimas décadas.

Por lo que Vingen le da más importancia al hardware de la computadora que a sus programas y se concentra en la creación de máquinas inteligentes independientes de si emulan la mente humana (IA débil). Es mas, lo dice rotundamente, cuando afirma que existen otros caminos diferentes a la IA para llegar a la superhumanidad y a esta otra aproximación él le llama amplificación de la inteligencia, la cual se esta sucediendo de una forma natural, cada vez que se mejora nuestra capacidad para acceder a la información y para comunicarnos. Esto nos lleva a la conclusión de una inteligencia “emergente” que podrá surgir de un momento a otro. Por lo que se desprende que para Vingen la inteligencia en las computadoras va a surgir de forma espontánea y que estará basada principalmente en la velocidad de las computadoras, idea ya antes formulada por Moravec.

Las máquinas inteligentes (concebidas dentro de la IA débil) permiten una serie de conclusiones que serían imposible dentro de las concepciones de la IA fuerte. Una de las ideas mas importantes es la emergencia, las maquinas pueden seguir su propio esquema evolutivo de entidades cada vez mas inteligentes hasta llegar a superar la inteligencia humana, sin necesidad de copiar a la mente humana. Si tratáramos de copiar a la mente humana como propone la IA fuerte, esta estaría limitada por la propia inteligencia del hombre, jamas podría ser mas inteligente que el “original” en todo caso igualarlo.

La idea de la singularidad como se sustenta sobre la base del hard, asume que las máquinas superaran al hombre por su rapidez a la hora de pensar, pero no se tiene en cuenta la flexibilidad del cerebro. La idea es muy sencilla, siempre todas las expectativas se han basado en alguna interpretación parcial de algún logro y ahora esta en la palestra la posibilidad de que las máquinas de jugar ajedrez superen al hombre, y esto no es porque la máquina pueda ser más “creativa”, no, esto se basa en la velocidad de la computadora (hard) para analizar las posibles variantes y de encontrar la mejor respuesta (claro que esto es heurística pura) y hace rato que la inteligencia artificial desechó la heurística como único método de lograr máquinas inteligentes (Vinge le llama superinteligencia débil a la que se basa únicamente en la rapidez de pensamiento).

Por otra parte, Vingen, considera que el poder y la influencia de Internet están siendo muy poco considerados: “La total anarquía de la red mundial es una evidencia de su potencial. A medida que crecen la conectividad, el ancho de banda, el tamaño de la capacidad de archivo y la velocidad de proceso (su habilidad para comunicarse en anchos de banda variables, incluyendo algunos mucho más elevados que la voz o los mensajes escritos). ¿Qué pasará cuando partes de un ego pueden ser copiadas y unidas a otras, cuando la autoconsciencia puede aumentar o disminuir para aproximarse a la naturaleza del problema bajo consideración? Es algo parecido a una biosfera recapitulada como un procesador de datos, pero un millón de veces más rápida y con millones de humanos como agentes inteligentes (Nosotros mismos)”.

Vingen también propone una inteligencia superhumana fuerte, la cual podría parecerse a una Sociedad de la Mente (idea de Minsky) con varios componentes muy calificados, donde algunos de esos “equivalentes humanos” podrían ser usados nada más que para procesamiento digital de señales. Y agrega: “para aquellos que no hayan cambiado (los que decidan seguir siendo humanos) el logro será un trato benigno, quizás dándoles la apariencia de ser los dueños de unos semidioses esclavos (las máquinas superinteligentes)”.

Hans Moravec, quien ha consagrado toda su vida a la robótica, es sin dudas el más entusiasta de todos. Su amor por los robots va mas allá de un simple proyecto de investigación. Mas bien parece un predicador o un mesias de una nueva era: la de los robots.

Luego de la primera crisis de la IA, la de los 60, producto de la expectativa que se creo en torno a la posibilidad que ofrecía la máquina en la solución de problemas complejos, tales como la demostración de teoremas matemáticos, el juego de ajedrez, etc. LLevó a los investigadores a la conclusión, de que, si se podían desarrollar programas para que las máquinas resolvieran problemas considerados difíciles, entonces, con los menos complejos no tendrían la menor dificultad y ahí vino el fracaso. La máquina, no fue capaz de resolver problemas sencillos por carecer de sentido común y resultó que programar el sentido común es una tarea casi imposible. De ahí que Moravec abandonase la tesis de los programas que simulen la conducta humana por la de las máquinas más veloces que a través de algoritmos (fuerza bruta) supla su falta de sentido común y de flexibilidad. Y afirmara, que a medida que las computadoras sean más rápidas adquirirán también las capacidades de pensamiento del ser humano.

Según Moravec la inteligencia artificial será posible cuando se hayan construido computadoras más veloces, quien también cree que las máquinas deberán tener autonomía de desplazamiento idea que actualmente sostiene Brooks con su proyecto de un robot bebe, que está programado para aprender por si mismo, al que llamó Cog .

Moravec cree que nosotros evolucionamos con un tranquilo intervalo de cien millones de años entre cada cambio significativo. Y afirma con entusiasmo: “Las máquinas están dando pasos semejantes, pero lo cubren en pocas décadas. La velocidad se acelerará a medida que ejércitos de máquinas baratas se pongan a trabajar como programadores e ingenieros, con la tarea de mejorar el hardware que hace de ellas lo que son. Las sucesivas generaciones de maquinas producidas de este modo serán cada vez más inteligentes y baratas. No hay motivo para suponer que la equivalencia humana fije algún tipo de limite superior”.

Otro de los Cibernéticos punk, Rudy Rucker matemático, cantante de rock, escritor de ciencia ficción y tal vez el mas genuinamente ciberpunk de todos. A diferencia de los anteriores se mantiene fiel a la idea de una Inteligencia Artificial fuerte y del dualismo mente cuerpo a través de las mentes cibernéticas: programas que representan a un individuo.

Rudy Rucker cree que en el futuro será posible desmembrar por completo la mente del cuerpo a traves de las computadoras y cree que las máquinas podrán permitir la inmortalidad del intelecto de los humanos. Está convencido que si fuera posible aislar la mente del cuerpo, podemos, entonces, aceptar tranquilamente la reproducción magnética de la mente, los programas que la conforman, y su posible reutilización. Esto es aceptando el criterio de que el pensamiento es una forma de procesamiento de la información y que en la computadora no sólo se pueden incluir “conocimientos” sino también los sentimientos humanos. Rucker sueña con un mundo en el que los humanos dejen grabadas sus memorias, ideas y sentimientos en una computadora y que cuando lo deseen puedan reactivar esa “mente programa” en un ciborg. Es evidente que si confiamos en algún tipo de soporte, sea el cerebro, un microprocesador o un compuesto bioelectrónico, siempre estaremos a expensas de su envejecimiento o rotura. En cambio si la mente se puede extraer de un medio y cambiar de soporte, por supuesto un soporte cada vez más perfeccionado. Para entonces, estaremos, sin dudas, en presencia de la inmortalidad.

No deja de ser sorprendente la defensa de Marvin Minsky de muchas de estas ideas. Minsky quien fuera uno de los fundadores de la IA por supuesto de la fuerte junto a John McCarthy y líder de los “zarrapastrosos” junto a Schank, desde donde defendía la idea de una IA lo mas cerca posible al pensamiento humano y se oponía al formulismo frío de la lógica, resulte ser ahora uno de los paladines de la sustitución del hombre por las máquinas, tal vez esto le venga de su vena de escritor de ciencia ficción.

Minsky quien no puede ocultar su decepción con la inteligencia artificial dice: “La IA está en un estado risible, debido a que podemos hacer que las máquinas hagan el tipo de cosas que hace un “experto”, pero aún no podemos lograr que hagan la mayor parte de las cosas que puede hacer un niño de 4 años. Decepción que también parece incluir a los seres humanos …Seguimos ignorando como resolver los conflictos entre las ambiciones individuales y los intereses colectivos. Somos tan ineptos para tomar decisiones importantes que siempre que podemos dejamos al azar aquello de lo que no estamos seguros”.

Y vuelve al ataque cuando dice: Mi teoría favorita es que la comunidad de la IA ──excepto unos pocos investigadores como Roger Schank── tiene unos malos casos de “Envidia del Físico”. Quiero decir que les da vergüenza poner más de una teoría en cada uno de sus proyectos a causa de que tienen el irrealizable ideal de hallar una explicación simple para todas las cosas. Por lo tanto nunca llegan a nada.

Precisamente la Cibernética que fuera duramente criticada por Minsky, se basaba en la idea, no sólo de asimilar más de una teoría, sino, también, en la relación interdisciplinaria entre diferentes campos. Es cierto que la IA se mantiene dentro de los preceptos de las ciencias físico matemáticas, pero que otra cosa puede hacer, ¿retornar a las ideas cibernéticas? Y perder con ello su carácter de ciencia exacta. Lo que Minsky propone y de hecho está haciendo, a su manera, es un retorno a las ideas generales de la Cibernética.

Minsky cree seriamente que hay que “perfeccionar” a los infelices mortales y propone los siguientes pasos:
1. Las prótesis de miembros: “Sustituir las partes gastadas de nuestro organismo por elementos de repuesto de nuevo tipo”.
2. La conexión directa dentro del cerebro: “Invención de métodos que potencien nuestro cerebro permitiendo adquirir mayor sabiduría”.
3. La conexión completa: “Mediante nanotecnología, sustitución completa”.

Y agrega: “inútil es decir que con ello estaremos convirtiéndonos en maquinas. ¿Significa eso que seremos reemplazados por maquinas? No tiene sentido esa distinción, creo como Moravec quien propone que consideremos a las maquinas inteligentes del futuro como a nuestros propios hijos mentales”.

No se como dentro de la ideología de Moravec encaja la posibilidad de lograr hijos mentales, al menos no en el sentido que le daría Rucker de un traspaso de mente. Tampoco creo que encaje dentro de la ideología de Minsky el surgimiento de una inteligencia “emergente” que si es aceptable para Moravec y Vingen, quienes nunca han estado comprometido con una IA fuerte

Minsky ya en su vejez, parece darle más importancia a la inmortalidad que al propio sentido ético de lo que propone, de ahí que diga: “Hasta ahora hemos tendido a vernos como producto final de la evolución, pero la evolución no ha cesado. La verdad es que ahora estamos evolucionando mas rápidamente aunque por el lento procedimiento darwinista. Ya es hora de que empecemos a pensar en nuestras nuevas identidades, que están aflorando. Podemos comenzar a diseñar sistemas fundados en un tipo ingenioso de selección innatural, dirigidos al cumplimiento de planes y objetivos específicos y capaces de sacar partido de características adquiridas. Ha hecho falta un siglo de educación evolucionista para proscribir tales ideas que los biólogos califican de teleológica y lamarckianas , pero puede que ahora tengamos que cambiar las reglas”.

Y agrega: “Estamos en una era primitiva, en la cual las máquinas no tienen perspectiva del futuro, ni “valores familiares básicos”. Y sí, tengo que insistir que esta ciencia llevará a la extensión de nuestro lastimoso tiempo de vida”.

Minsky se muestra totalmente partidario a la idea de convertirnos en Ciborg a cambio de la inmortalidad, y a diferencia de Rucker parece haber abandonado toda esperanza de una inteligencia artificial fuerte que permita reprogramar la mente en una computadora y parece mas inclinado hacia las prótesis como la solución a los problemas.

Acerca de Alejandro Madruga

Licenciado en Cibernética Matematica. Trabajo el tema de la Inteligencia Artificial desde 1986. He publicado articulos y ensayos sobre la Cibernetica y las tendencias tecnologicas. También he publicados narraciones de ciencia ficción
Esta entrada fue publicada en Tendencias tecnológicas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s